Menú

Productividad, vida sana y desarrollo personal para nómadas digitales

1 por ciento

Llevo varios días viendo El Tour y no puedo dejar de pensar en el enorme sacrificio que llevan acabo los ciclistas durante días.

… y te lo dice alguien que está acostumbrado a correr durante horas y decenas de kilómetros sin parar.

No puedo dejar de pensar en como de buenos son todos ellos (dejando de lado el dopaje) y su capacidad de mejora para estar en un “field” con tanto nivel y donde los márgenes son tan pequeños.

En 2010 ningún británico había ganado el Tour de Francia, y ese año, como General Manager del equipo Sky, Dave Brailsford propuso un concepto que llamó la “agregación de márgenes marginales”.

Creía en la idea de que “una mejora de un 1% en todo lo que hacían sus ciclistas”, conseguiría una mejora sustancial de sus resultados.

Y con eso en mente, empezaron a optimizar todo: la nutrición de sus ciclistas, su plan de entrenamientos, la ergonomía de sus bicicletas, el peso del material, etc.

Pero decidió ir un poco más allá y aplicar esa mejora del 1% a todo. Absolutamente a todo. Se convirtió en su obsesión.

Estudiaron el sueño de sus corredores, buscando los mejores colchones, los mejores hoteles, el mejor gel para masajes que pudieran encontrar y todo lo que estaba en sus manos para que sus corredores mejoraran un 1% en todo.

Dave creía que con esta filosofía serían capaces de conseguir la victoria de un Tour en 5 años.

Pero se equivocó. Lo ganaron en tres.

¿Qué podemos aprender de él?

Muy sencillo.

Sobrevaloramos la idea de hacer grandes cambios e infravaloramos las pequeñas acciones diarias.

La mayoría de los resultados importantes en nuestra vida no son eventos únicos, sino la suma de todos aquellos momentos en los que tomamos la decisión de hacer las cosas un 1% mejor o un 1% peor.

Hay mucho poder en las pequeñas victorias y la mejora, lenta, pero constante.

Vivimos en un mundo instantáneo, queriéndolo todo ya, queriendo lograr todo aquello que nos proponemos en un corto periodo de tiempo…

Hay que mirar a largo plazo, y aunque suene aburrido, concienciarse de que cada buena decisión que tomemos nos acerca un paso más a nuestros objetivos.

Los próximos días de leer esto, haz el esfuerzo consciente de pensar ¿Cómo podría mejorar esto un 1%? o ¿Esto me hace un 1% mejor o peor?

Quizás también te interese...

La teoría de los 4 fogones y cómo encontrar el equilibrio en la vida
Empezar por poco para conseguir más
Un objetivo a la vez

Deja un comentario