Menú

Productividad, vida sana y desarrollo personal para jugadores de poker

Antifragilidad

La antifragilidad es la capacidad de ser antifrágil, es decir, ser capaz de beneficiarte de situaciones o sucesos aún cuando las cosas no van como uno se esperaba, cambian, hay obstáculos o problemas, etc.

El mítico “Lo que no te mata te hace más fuerte”, la selección natural, dejando sólo a los más fuertes, nuestros músculos, que se vuelven más fuertes después de trabajarlos hasta el fallo y más ejemplos de este estilo.

Ser antifrágil no es ser resiliente o robusto. No se trata de volver lo más rápido posible a nuestro camino, se trata de volver aún más fuerte después de cada obstáculo, se trata de utilizar el “fallo” o la caída para aprender y mejorar.

Si el ave fénix era robusta, capaz de renacer de sus cenizas cada vez que moría, la mítica Hidra sería antifrágil, porque cada vez que le cortaban una cabeza le crecía dos.

La mayoría de nosotros somos frágiles porque evitamos todo el cambio y estrés posible. Rehuimos de él, pero sin embargo, si somos capaces de ser como Hidra y su antifragilidad, seremos invencibles.

La búsqueda de la comodidad nos hace frágiles.

Algunas recomendaciones para volvernos antifrágiles son:

  • Elimina en lugar de añadir. En lugar de pensar en añadir cosas a tu vida que te hagan mejorar, intenta eliminar cosas que te hagan peor.

Desde el punto de vista de la nutrición, en lugar de intentar tomar suplementos o comer más verdura, elimina más azúcar de tu vida y productos industriales.

  • Añade estresores como: Ayunar intermitentemente, exponerte directamente al frío o calor, cansarte hasta el agotamiento… Ves más allá de tu zona de confort, sin pasarte y deja un tiempo posterior para recuperarte.

Si usamos el estrés voluntariamente lograremos mejorar nuestra resistencia al estrés involuntario.

  • Añade variabilidad a tu vida. Lo variable ayuda a ser más resilientes a los cambios. Necesitas más aventura, más incertidumbre, más experiencias nuevas y no tanto una vida cómoda y estructurada, con horarios fijos y ocio planificado. Vivimos encerrados en nuestro zoo particular.
  • Respeta lo antiguo. La manera antigua de hacer las cosas. El paso del tiempo es el mejor purgador de la fragilidad. Esto se denomina efecto Lindy. Un ejemplo sería que es mucho más fácil seguir leyendo a Shakespeare dentro de 200 años que 50 sombras de Grey o seguir escuchando Beethoven que cualquier otro músico pop de renombre.

Esto no es un ataque a lo nuevo, si no la idea generalizada de que lo nuevo es mejor y hay que ser críticos para introducir tecnologías o nueva información a nuestra vida. Los principios no cambian y aquellas cosas/ideas que han sobrevivido mucho tiempo es porque seguramente seguirán siendo válidos muchísimo tiempo.

  • Pensamiento crítico vs Expertos: Nos educan para creer que lo establecido por los expertos debería ser la norma y que cualquier persona sin un sistema educativo formal no es válida, pero una educación formal, homogeniza conocimientos pero resta creatividad a los individuos y desincentiva la toma de riesgos.

Muchas veces son personas que viven fuera de la educación formal, con una mente abierta y visiones diferentes, los que generan la gran mayoría de avances e innovaciones.

Quizás también te interese...

El lado positivo de las cosas
Hackea tu memoria con 20 minutos de siesta
Las dos mejores inversiones

Deja un comentario