Menú

Productividad, vida sana y desarrollo personal para nómadas digitales

Cómo dejé de comer durante 7 días y porqué lo hice

Si el título te sorprende… te diré que no ha sido la primera vez que he dejado de comer. De hecho, ni ha sido la primera ni tampoco la más larga. ¿Por qué alguien en su sano juicio dejaría de comer? ¿A qué clase de castigo te estás intentando someter? pensarás.

Pues bien, dejar de comer o como desde tiempos inmemoriales se conoce como ayunar, es una práctica que se lleva realizando durante miles de años y que aunque algunos pueden asociarla a ciertas religiones, también ha sido y sigue siendo utilizada por médicos como un método natural de curación y desintoxicación de nuestro cuerpo.

Quizás hayas oído hablar del ayuno intermitente (que consiste en limitar las comidas del día a una pequeña franja horaria), pero de lo que te estoy hablando hoy es del ayuno completo en el cual mi dieta es básicamente agua o infusiones.

El proceso es relativamente sencillo, simplemente dejas de comer.

Lo primero que notas, antes que el hambre, es lo obsesionados que podemos llegar a estar con la comida. ¿No te ha pasado nunca estar comiendo y estar pensando en lo que cenarás esa misma noche?

Dejar de comer durante unos días te ayuda a entender que, primero, somos más dependientes de la comida psicológicamente que físiológicamente (podemos estar meses sin comer, de verdad) y que actualmente estamos en una sociedad totalmente sobrealimentada y con unos hábitos terribles.

Cuando la comida pasa a ser entretenimiento, y una costumbre, en lugar de utilizarla como combustible y como un método para nutrir nuestro cuerpo… tenemos un problema.

Digamos que ayunar, permite reconectar con tu cuerpo y con tus verdaderas necesidades.

¿Qué sucede cuando dejas de comer?

Las primeras 12 horas después de tu última comida, empiezas a funcionar principalmente con los azúcares almacenados en tu cuerpo en forma de glucógeno muscular y hepático.

Pasados los 3 días aproximadamente se inicia el proceso de autofagia en el que finalmente empezamos a usar un gran porcentaje de nuestra grasa en forma de combustible y es cuando el verdadero proceso de “desintoxicación” entra en marcha.

Es a partir de aquí cuando el cuerpo, al no tener que perder energía en la digestión, utiliza todo este tiempo disponible para renovar células y empezar a eliminar todos los desechos de tu cuerpo. Durante la semana es normal sentir que bajones de energía a lo largo del día pero también llegas a tener momentos de gran vitalidad.

En mi caso, me gusta hacer ayunos de uno o dos días cada varias semanas y uno o dos ayunos de varios días o como éste, de una semana entera, un par de veces al año a modo de reset físico y mental.

Es a su vez, una buena manera de empezar de nuevo e intentar retomar viejos hábitos alimenticios más saludables. En mi caso, a la vuelta de este periodo de ayuno, he decidido romper con los azúcares procesados, el alcohol y la cafeína durante una buena temporada.

Si te animas a empezar a ayunar, no olvides explicarlo en los comentarios y recuerda, no hace falta hacer ayunos de tres o más días para notar sus beneficios, aunque si es cierto que si has llevado una dieta muy pobre durante meses o años quizás si te viniera bien un ayuno de agua bastante más largo. Echa un ojo a la cantidad de vídeos que hay en YouTube sobre el tema con ayunos de 30 días o más.

Quizás también te interese...

10 preguntas que no quieres contestar para mejorar tu salud
Azúcar: Por qué lo necesitas mientras grindas
8 superalimentos para jugadores de poker

Deja un comentario