Menú

Productividad, vida sana y desarrollo personal para jugadores de poker

Cómo la música afecta a tu juego y cómo utilizarla a tu favor

Hace un rato he acabado una sesión en la que me he pillado escuchando ésto a todo volumen. Estaba multitableando y tomando decisiones precipitadas. Motivadísimo, sin duda, pero sólo jugaba. Realmente no estaba “grindando”.

No prestaba demasiada atención a los detalles y no profundizaba lo necesario en cada una de la manos. Todo esto me ha llevado a lo obvio: hacer malos calls en algunas ocasiones y sacar muy poco valor en otras. En definitiva, ¡estaba jugando de pena!

Y te preguntarás ¿qué tiene que ver la música en todo esto?

La toma de decisiones y la importancia de los bpm

Los bpm (del inglés beats per minute) son las pulsaciones por minuto de una determinada canción, lo que los músicos llamarían tempo, y a lo largo de los años, decenas de investigadores se han preguntado si escuchar canciones con diferentes bpm afectaba al rendimiento de los deportistas.

Hay cantidad de estudios publicados y todos concluyen que dependiendo del ritmo de la música que escuchamos, incrementamos y disminuimos inconscientemente el esfuerzo y la velocidad de nuestra toma de decisiones.

Para jugar nuestro A-game debemos ser 100% conscientes de todas y cada una de las decisiones que tomamos, y por eso debemos evitar tomar decisiones precipitadas.

Fijas la vista en la mesa de arriba a la izquierda y ves que acaba de caer el turn, hay 3 jugadores en la mano y un bote enorme. ¿Lo jodido? ¡Qué no sabes como has llegado ahí! Este es precisamente el tipo de situaciones que intentamos evitar.

La música afecta a nuestro rendimiento y aunque una mala elección puede llevarnos a no jugar todo lo bien que nos gustaría, también podemos utilizarla a nuestro favor para aumentar nuestro winrate, ya sea manteniéndonos concentrados durante más tiempo, evitando las distracciones de ruidos externos o retrasando nuestra la fatiga mental.

7 consejos para grindar con música

  1. Evita escuchar canciones con demasiada “marcha”, es decir, con muchos bpm. Busca en YouTube sesiones con 80 bpm o menos.
  2. Algunos estudios han demostrado que no sólo importan los bpm, sino que la complejidad de la música también es relevante. Para mantener la concentración lo ideal es música sin letra y con una composición simple, como podría ser la electrónica.
  3. La música clásica es una gran opción, aunque si no te convence, la música instrumental es muy similar. Prueba a buscar bandas sonoras de películas que te gusten.
  4. Mi opción preferida: Escuchar sesiones con sonidos de la naturaleza (lluvia, olas, sonidos de la jungla, etc). Aunque no es exactamente música, te ayudará a desconectar de tu entorno y a concentrarte en la mesas.
  5. Estás grindando ¡no de fiesta! Cuánto más alta tengas la música, más te distraerá. Tu principal propósito es jugar con música de fondo para que las sesiones resulten más amenas o evitar el ruido de nuestro alrededor, no convertirla en la protagonista principal.
  6. Crea una lista con tus canciones favoritas por adelantado y así no tendrás que buscar canciones cada 5 minutos. Te ayudará a mantener tu nivel de concentración durante más tiempo y ganar tiempo. Se acabo lo de ir abriendo Spotify mientras juegas.
  7. Crea listas de reproducción con la misma duración que la de la sesión que quieras jugar. Cuando la lista de reproducción pare, te servirá como recordatorio para tomarte un descanso.

Quizás también te interese...

Así empieza todo
¿Esclavos del móvil? Cómo romper los malos hábitos con tu smartphone y ser más productivo
Prioridades ¿Vives la vida que realmente quieres vivir?

Deja un comentario