Menú

Productividad, vida sana y desarrollo personal para jugadores de poker

Razones por las que dejo el café y cómo hacerlo sin morir en el intento

Siempre he tenido la creencia de que el café no era una de las mejores opciones para beber, sin embargo, ya sea por su sabor o sus efectos, estaba enganchado a esa voluminosa taza de café americano.

No concebía un desayuno sin un buen café, ni tampoco escribir o pasar demasiado tiempo delante del ordenador sin una buena taza caliente. O especialmente por las tardes, después de comer o cuando quedas para “tomar un café” con amigos.

Al final el café es algo que para muchos está tan integrado dentro de nuestras vidas que ni pensamos en ello, pero cuando reflexionamos un poco y decimos cosas como “Sin café no arranco el día con energía” o “Trabajo mejor después de tomarme un café”, quizás sea un buen momento para reevaluar porqué hacemos lo que hacemos, o en este caso, porqué bebemos lo que bebemos.

La raíz de la necesidad ¿Existe adicción?

Para empezar, la cafeína se considera la droga más usada en el mundo, y aunque aquí hable del café en especial, también podemos encontrarla en el té (en forma de teína), en algunos refrescos o en el chocolate. Más de un 90% de la población occidental la usa de forma regular y la media se establece en unos 200mg día, algo así como dos o tres cafés diarios o un para de CocaColas.

Quizás digamos que no sea para tanto ni hay que llegar a extremos, pero sí, el café puede ser adictivo tanto a nivel físico como psicológico.

Físicamente, el consumo regular de café, aún en pequeñas cantidades como un café diario, hace que nuestro cerebro produzca mayores receptores de adenosina (desempeña un papel importante en el sueño) y creemos una dependencia de su uso, necesitando más cafeína para lograr el estado deseado, es decir, mayor tolerencia, o en caso de dejar de tomarlo, sus efectos adversos.

Además de la adición física que esto puede causar, también habría que considerar la adicción de comportamiento o hábito, de usar el café como componente social o tomarlo en determinados momentos o situaciones sólo porque nos hemos acostumbrado a ello.

Cómo afecta el café a nuestro cerebro y nuestro cuerpo

La cafeína del café inhibe los receptores de adenosina que comentaba arriba, que tiene un efecto relajante en nuestro sistema nervioso central. Al inhibir estos receptores permite que otros estimulantes naturales como la dopamina, la adrenalina y el cortisol (hormona del estrés) trabajen más eficazmente, lo que consigue que tengamos un mayor estado de atención y reduzca la sensación de cansancio, que es la razón por la que la mayoría tomamos café ¿no?

Pero como decía arriba, el uso regular del café produce una tolerancia y para lograr los mismos efectos cada vez necesitamos cantidades mayores. He ahí la razón por la que empezamos tomando un café por la mañana y acabando con varias tazas más los días que más cansado nos encontramos.

Resumiendo, algunos de los efectos negativos son esa montaña rusa de energía y cansancio durante el día, el aumento de los niveles de cortisol (que puede crear ansiedad y comer sin control, cambios de humor, etc) y afecta directamente al sueño.

El sueño es algo vital para la recuperación de nuestro cuerpo y utilizar estimulantes como el café, sólo consigue inhibir temporalmente ciertas sensaciones, pero no lo sustituye. De hecho, la cafeína puede permanecer en nuestro cuerpo hasta un día entero y afecta no a cuánto dormimos, si no las horas de sueño profundo (cuánto descansamos) que tenemos por noche.

Así que sí, sin saberlo, no sólo quizás ya estés durmiendo poco si no que las pocas horas que duermes, son además de mala calidad. Además, el café tomado junto a la comida, hace que absorbamos muchísimas menos vitaminas y micronutrientes, por lo que si andas tomando suplementos o preocupado por la cantidad de vitaminas que consumes en tu dieta, en cierta manera te estás boicoteando.

Pero tendrá algún efecto positivo, ¿no?

Utilizada puntualmente sí, como por ejemplo después de comidas abundantes, porque acelera el tiempo que la comida pasa en nuestro intestino y además, utilizada antes del ejercicio, además de aumentar los niveles de energía y rendimiento durante unas horas, también ayuda a utilizar la grasa más eficientemente al aumentar nuestro metabolismo.

Mi plan para que dejes de tomar café

Los efectos de una tolerancia al café, porque tomas cafeína o teína, regularmente, pueden durar hasta 10 días después de dejar de tomarlo, aunque los primeros dos días son los más intensos y puedes tener síntomas como dolores de cabeza, falta de concentración o irritibilidad.

Mi propuesta es que si te planteas dejar el café, lo hagas de forma gradual, seas consciente de cuanto café tomas y bajes por ejemplo a una taza por día máximo y a ser posible máximo unas 10 horas antes de irte a la cama, para que aunque afecte a la calidad de éste, no cueste tanto dormirte. Y cuando finalmente lleves unos días con una dosis moderada de café o cafeína, pases a tomar té (20-50mg) durante otros pocos días o café descafeinado.

¿Y por qué no tomar siempre descafeinado? Por los potentes químicos que se utilizan en el proceso, que tampoco les hacen un gran bien a nuestro cuerpo.

Y después de este último paso, pasar a dejar totalmente el consumo regular de cafeína o teína y utilizarlo sólo en ocasiones puntuales, ya sea porque como decía, queréis un mayor rendimiento un día concreto, tanto físico como psíquico, o para ayudar a acelerar el tracto intestinal después de una de esas comilonas de infarto.

Desde mi punto de vista, la verdad, no me gusta la idea de sentir que soy 100% dependiente de algo que para empezar inhibe mi habilidad para escuchar mi cuerpo, es decir, si necesito hidratarme más, comer mejor o dormir algo más.

Muchos utilizamos la cafeína para sobrevivir a nuestro día a día en una espiral que sin saberlo nos lleva a un peor estado de forma. Dejar de utilizar un estimulante como el café, permite en cierta manera reconectar de nuevo con nosotros mismos. Y por si fuera poco, en los casos en necesitemos un chute en un futuro, su uso será mucho más efectivo.

Quizás también te interese...

Excusas del día a día
Nutrición para jugadores de poker: Los 9 reglas vitales que debes seguir para aumentar tu winrate
Cómo trabajar tu auto-control

Deja un comentario